Hagámoslo por México

canstockphoto29047444
Todos los que estamos dentro de la industria del café, tenemos la oportunidad de hacer muchas cosas reales por la gente de nuestro país y por nuestra propia tierra.
Puedo enlistar varias, por ejemplo:

Pagar precios justos por el café. Qué importante es que el trabajo sea valorado y reconocido en toda la cadena del café.

Ayudar al medio ambiente. Todos sabemos cómo impactan las bolsas de plástico en la ecología, por eso, entregar el café o los productos que vendemos en bolsas de tela o materiales biodegradables es una gran aportación.

Comprar productos mexicanos. Para empezar, el café. Sabemos de las grandes regiones cafetaleras de nuestro país. Prácticamente por todos lados podemos encontrar café de Chiapas, Oaxaca, Veracruz o Puebla.
En nuestra industria también podemos encontrar excelentes saborizantes para bebidas hechos en México y con precios muy competitivos.

Disminuir el uso de papel. Disminuir el uso de papel en cuanto a vasos, papelería institucional o publicidad, son algunos de los usos de papel que podemos disminuir.

Seguramente hay muchísimas más cosas que como industria podemos hacer por México, ¡hagámoslas!

Por: Angélica González Guzmán
contacto@rikoltocafe.com.mx
www.rikoltocafe.com

Combinando el café.

Se dice que el café debe tomarse solo porque así se pueden apreciar mejor todas las cualidades en la taza como los aromas, la crema, el cuerpo, la persistencia y el sabor; a fin de cuentas ¿a quién no le gusta tomarse un café de buena calidad y bien equilibrado?
El café tiene una gran variedad de notas, que no serían las mismos al mezclarlo y qué decir de lo que vemos en la taza: la crema rojiza, dorada o marrón, según el tostado; una crema espesa o frágil, derivada de la temperatura del agua o la presión de la cafetera entre otros factores.
Pero esta vez le quiero dar el beneficio de la duda a algunos productos que no combinan nada mal con el café y que al unirlos algo muy bueno resulta:

En primer lugar hablaré de la canela:

canstockphoto9821125Las mejores plantaciones crecen en terrenos lluviosos, de textura arenosa y fangosa, profundos con alto contenido de materia orgánica y excelente drenaje.

Es una especia muy aromática y si se agrega al capuchino le da un delicioso sabor, pero ojo: es mejor ponerla en el último minuto porque rompe la espuma, y de preferencia hay que molerla justo antes de agregarla, eso le dará mucho más aroma y frescura.
Es importante que el sabor del café sea el dominante.

¿Qué tal un café espresso con miel de abeja?

La miel de abeja es un producto totalmente natural, capaz de endulzar 25 veces más que el azúcar. Se compone principalmente de 16 tipos de azúcares entre ellos la levulosa y la dextrosa.

Poner una cucharada de miel en el fondo de la taza y preparar un café express sobre ella, resulta ¡delicioso! pero cuidado, no hay que exagerar en la cantidad de miel para que el sabor y el cuerpo del café no se pierdan.

¿…Y con piloncillo?

café de olla

Todos conocemos el tradicional café de olla, café en una olla, canela, un pedacito de carbón, si se sigue la receta original, y piloncillo que se derrite en el agua hirviendo.

Si le agregamos a un café espresso un poco de ralladura de piloncillo sobre la crema, tendremos una bebida deliciosa, dulce y consistente.
El piloncillo es un producto alimenticio con excelentes características que se obtiene de la evaporación de los jugos de la caña de azúcar y de la caña panelera dando como resultado la cristalización de la sacarosa que contiene minerales y vitaminas, fructuosa y glucosa.
La fruta:
Simplemente hay frutas que NO son compatibles con el café como la piña, el kiwi, las uvas y en general todas las que son muy ácidas.
canstockphoto6868081
Pero la naranja, por ejemplo, combina bien si usamos ralladura de la cáscara espolvoreada. El higo con café resulta interesante para el paladar, agregando algunos cubitos en el fondo de una taza de café americano.

Café con leche:

Una combinación que algunos no perdonan todas la mañanas, o en la noche con pan dulce.
El famoso “Lechero” de El Café de la Parroquia en Veracruz se ha convertido en una tradición, con su fuerte café al fondo acompañado de un chorro de leche que se sirve a una distancia de 20 cm del vaso, lo que hace que se forme una rica espuma.
La leche diluye un poco el sabor del café, pero el resultado es amable.

Esta pareja tiene un lado no muy bueno: su digestión no es muy fácil y puede ocasionar algunos malestares.

canstockphoto20684137

Y por último mi favorito: ¡EL CHOCOLATE!

canstockphoto48341720
El café y el chocolate nacieron para estar juntos, hasta se cultivan en zonas cercanas.
Armonizan de forma casi perfecta.
En el capuchino se puede agregar chocolate líquido al fondo de la taza, en un café espresso también; rallado de una tableta sobre un café americano se derrite y la sensación es muy agradable.
Morder una tableta de chocolate amargo al tiempo que se toma un buen café es ¡simplemente delicioso!

Y como en gustos se rompen géneros, te invito a hacer tus propias combinaciones y por supuesto, compartirlas.

Por: Angélica González Guzmán

Contáctanos:
contacto@rikoltocafe.com.mx
Twitter: @rikoltocafe